Si estás buscando ventanas de aluminio en Alcobendas ya conocerás los innumerables beneficios que aporta este material a tus ventanas. Sin embargo, es posible que no conozcas la historia de este elemento químico tan abundante en nuestra corteza terrestre.

Todo comenzó en el año 1782 con Antoine Lavoisier, uno de los creadores de la química moderna, quien mantenía sospechas de la presencia del óxido de un metal desconocido dentro de la corteza terrestre. Mucho tiempo tuvo que pasar para que pudiéramos encontrarlo en las ventanas de aluminio en Alcobendas.

Fue Pierre Berthier en 1821 quien descubrió la bauxita, un mineral que aglutina una gran cantidad de aluminio y que es llamado así por la región de Les Baux. Fue el estudioso danés Hans Christian Ørsted en el año 1825 quien consiguió aislar el aluminio en una mezcla que contenía muchas impurezas. No fue hasta el año 1855 cuando Henry Sainte-Claire Deville mostró un lingote de aluminio con una pureza del 97 % en la Exposición Universal.

El mayor objeto de aluminio con una pureza total fue mostrado por William Frishmuth en 1884, coronando el Monumento a Washington con una pirámide de aluminio de casi 3 kilos.

En 1889 fue hallado un procedimiento para extraer la alúmina de la bauxita de la mano de Karl Josef Bayer. A raíz de este hecho el precio del material descendió considerablemente y comenzaron a aparecer sus primeras aplicaciones.

En el año 1960 hizo su aparición el reciclaje del aluminio, ya que suponía un coste mucho menor que el de su extracción. Por este motivo, el ciclo de vida del aluminio es continuo y de ahí su rentabilidad.

En Atechnor Fabrica y exposición conocemos a la perfección las propiedades de este elemento y nos dedicamos a la instalación y montaje de ventanas de aluminio. ¡Contacta con nosotros!